Manuel

Mi piel aún suda

Recuerdo el día en el que la banda del hacha y la serpiente golpeó de nuevo en el corazón del amor hacia el diferente:  esta vez fue Joseba “Pagaza”. Recuerdo el asesinato vil de este hombre de bien, y aún me encandilan las luces del bullicio organizado tras la macabra obra de los enemigos de la paz en Euskadi y en España. Un escalofrío recorre todo mi ser cuando oigo decir a las hienas del nacionalismo excluyente que los atentados tenían como finalidad “la socialización del sufrimiento”. Pero, ¿nos han preguntado alguna vez si queríamos compartir el suyo?

Joseba “Pagaza”, mi buen amigo, desde la gloria en la que ahora te encuentras, reza por nosotros y pide que se respete el disenso, el derecho a vivir contra los verdugos de la vida.

Un abrazo.

Posted on 7 febrero, 2019 in Carta

Compartir la carta

Back to Top