Manuel

Compañero

Soy ertzaina y estoy destinado en Laguardia (Álava).  Conocí a Joseba Pagazaurtundúa en marzo de 1995, cuando fue destinado a la comisaría de la Ertzaintza de Laguardia. Después tuve el honor de trabajar a sus órdenes desde septiembre de 1995 hasta junio de 1999. En junio de 1999 –durante la falsa tregua-, el entonces Departamento de Interior anuló la comisión de servicios por la que Joseba estaba destinado en Laguardia. Joseba volvió a su pueblo de Andoáin y a su puesto de trabajo.

¿Por qué asesinaron a Joseba? ¿Por qué han asesinado a tanta gente? No debemos olvidar nunca lo que los asesinos y  sus cómplices han hecho. No debemos olvidar los motivos por lo que lo hicieron: su ideología basada en el odio a los que no piensan como ellos. Hoy algunas cosas han cambiado, pero sigue sin haber libertad en el País Vasco. Simplemente han cambiado de estrategia, pero siguen siendo los mismos.

Los que trabajamos a las órdenes de Joseba destacamos que era una gran persona y un buen compañero. En una ocasión nos regaló, a los que trabajábamos con él, una navaja en la que puede leerse “Honor y lealtad”. Fue un bonito detalle y un recuerdo de Joseba para toda la vida.

Los que trabajamos con Joseba lo recordaremos como era: un gran profesional, es decir, un policía que tenía muy claro cuál era su papel en la sociedad. Algo que, precisamente, echamos en falta en la mayoría de los mandos que tenemos en la Ertzaintza.

Quiero transmitir a toda la familia de Joseba mi cariño y comprensión en el aniversario de su muerte. Un fuerte abrazo

Manuel

Posted on 6 febrero, 2017 in Carta

Compartir la carta

Back to Top