Luis Castells

Ventanas cerradas

Las ventanas cerradas es una metáfora que a algunos nos gusta evocar para reflejar ese ambiente que se vivió en el País Vasco frente al terrorismo. Es una imagen que sentí en muchas manifestaciones tras los asesinatos de ETA, en las que un grupo más o menos numeroso mostrábamos nuestro dolor y rabia por las calles, frente a unas aceras vacías, unas ventanas cerradas y una población que de esta manera simbolizaba que nos daba la espalda. Era la expresión de lo que fue la sociedad vasca frente a ETA: unos pocos resistentes y una mayoría que optó por hacer que no veía. La última vez que viví eso fue aquí, en Andoain, con el asesinato de Joseba, junto con Xabier Lete, sintiendo el calor solidario de los que nos manifestábamos y, como contraste, la frialdad del pueblo, que permaneció mudo y distante. Por eso es tan necesario el recuerdo, la historia, saber la verdad y poder hacer así el debido homenaje a los que pagaron con su vida nuestra libertad.

Posted on 10 febrero, 2018 in Carta

Compartir la carta

Back to Top