Juan Gamero Navarro

LA RULETA RUSA

“A menudo paso las noches despierto y los días con los ojos abiertos preguntándome si hay poesía que deje a todos contentos. No todo anochecer cubre de negro la noche. Tampoco el día es diáfano por el nuevo brillante renacer. No, el secreto es ser humano. Humana es la emoción y el sentimiento que emana del interior, del corazón y el intelecto, es por tanto condición esencial, no basarse tanto en lo material, tan solo debes vivir el momento, dejarte impregnar y oír los lamentos, no solo de tu gente especial. Somos todos personas a afectos debidos sobre todo a los seres queridos. Discriminamos a menudo a los demás, quedan lejos nos decimos. Están de más…, es lo que oímos. Por eso nuestro mirar miope, nos deja embaucar, a menudo sin reproche, sin toque o moche decidimos embarcar. Navegamos sin rumbo fijo a un destino no decidido, enrolados con nuestros amores vividos, también marineros en esta mar. En las tierras dejamos olvidados a los otros, los ajenos. Ya no los echas de menos si mantienes tu postura inicial. Es aquella que dice “¡ya se apañarán!”. Cuando de repente, dejando de observar el espejo que refleja tu mirar, te das cuenta que ahora estás en tierra firme, pisando el suelo duro, no hay oleaje que te anime. Desamparado estás en ese dique, quedaste pues amarrado. “¿Por qué de los ajenos me he alejado?”, Porque los olvidé. Porque ignorados los dejé, pasé de ellos un día dado, y a partir de ahí nada me ha sido robado. Yo solo me despojé. ¿Estoy por ello acabado?. ¡Maldito yo!, me grito enojado. Mas me queda tiempo en la vida para poder corresponder, no solo con mi presencia, sí con otra forma proceder. Hay que ser solidario, con los necesitados, a diario, pararte a comprender que esa situación suya, no es buscada, les vino dada por el rutinario acontecer de extrañas coyunturas que se dieron a la vez. Y tú aunque no buscas encuentras paradojas: el que era rico se sonroja. No le juzgues por su pasado, mírate, tu casa se ha convertido en choza. Y para otros su morada en su fortín. La ruleta rusa tiene una bala. Está reservada para ti.”

Posted on 1 febrero, 2017 in Carta

Compartir la carta

Back to Top