Jagoba Gutiérrez Fernández

No me es posible acompañaros hoy, aunque no hay semana que por un lado o por otro no salga Joxeba, bien porque le estés contando a la gente por qué vives en Madrid siendo de Bilbao o por qué tuerces el morro cuando la gente te entra con los tópicos típicos de lo bonita que es tu tierra o lo sana que la gente es ahí.

Les suelo contestar que donde yo hubiera querido estar es con Joxeba recibiendo tratamiento psicológico a su forma, en Extremadura y con un buen jamón como todo antidepresivo.

Después acabo pensando que tras tanto tiempo todo ha parecido una obra de teatro. Si no fuera porque los que merecían la pena, en esa representación, fueron obligados a dejarla. Y quedaron los actores de reparto, pero además es que quedaron sólo los malos, los buenos prefirieron los monólogos, donde, en salas pequeñas al menos, nunca les falta el calor de los suyos.

Vivo en san Sebastián de los reyes. Siempre que paso por la rotonda que inauguramos con las palabras «memoria, dignidad y justicia» hace tantos años, se me escapa una sonrisa y un guiño al mejor representante del socialista txapelaundi.

Un beso para todos, para todos los pagaza. Ejemplo de sencillez y de claridad de ideas. Porque como decía Tomás Tueros, lo obvio no necesita matiz, ni tampoco adorno.

Jagoba

Posted on 8 febrero, 2015 in Carta

Compartir la carta

Back to Top