Gumer

Mis padres si estuvieron dando la cara.

Cada vez que había un asesinato, mis padres, en Portugalete, se concentraban en las convocatorias de “Gesto por la paz”.  Lo hacían siempre en silencio hasta el momento en que la gente afín a Herri Batasuna decidió que ellos también querían manifestarse junto a este grupo.

En esos momentos en que se juntaban los dos grupos ya no existía el silencio porque los segundos gritaban e insultaban a mis padres y a sus acompañantes. Me contaba mi padre que lo hacían, además, muy cerca de su cara, como para zaherirles  un poco más……….
Mi padre ya no está, murió hace diez años y mi madre, por la edad, está cada vez más alejada de la realidad.

Sin lugar a dudas, en aquella época, se manifestaron por la muerte de Joseba Pagazaurtundua. Yo vivía en un pueblo cercano a Portugalete y siempre buscaba excusas para no ir; que si hay que atender a los hijos, que si hay que echar una mano en la cocina, que si mañana hay que madrugar,……

Realmente no estoy contento de mi mismo por no haber sabido estar en el lugar adecuado acompañando a mis padres que siempre me comprendían. Y al mismo tiempo siento orgullo por la lucha que supieron llevar en silencio y con dignidad frente a quienes amparados en la libertad  de expresión no hacían sino intentar silenciar la de otros.

Con afecto, un cariñoso recuerdo para Joseba y un abrazo a toda la familia.

Posted on 27 febrero, 2015 in Carta

Compartir la carta

Back to Top