Emilio

Gracias

Tengo 23 años, soy de Alicante y actualmente trabajo en Barcelona. He tenido la suerte de vivir y crecer en un lugar próspero, donde la libertad y los valores democráticos imperan, y donde el respeto y la tolerancia son el pan de cada día. Por suerte, cuando ya empezaba a ser mayor y a tener el suficientemente uso de razón, ETA ya estaba dando sus últimos golpes fruto de su debilidad. Y casi siempre lejos de mi ciudad, por lo que casi nunca sentí que mi vida corriera peligro ni la de mis seres queridos. Pero, a pesar de ello, uno ha de entender que no siempre ha sido todo tan bonito, que no siempre la libertad de expresión ha estado garantizada, ni que en todos los lugares de España se ha vivido siempre sin miedo y en paz. Por empatía y por obligación moral, uno intenta ir más allá de las portadas y los tweets, y empieza a profundizar sobre lo que es ETA y sobre lo que ocurrió. Y uno empieza a leer “Patria”, a ver documentales como “1980”, a leer artículos, a seguir a Covite,… Y uno queda pasmado, horrorizado por el clima de terror, miedo y violencia en el que se vivía/vive en el País Vasco y en otras regiones de España. ¿Cómo es posible que todo esa barbarie e injusticia enfermiza ocurriera en nuestro país? ¿Cómo es posible que la sociedad estuviera tan rota y a la vez tan corrompida? Si puedo estar aquí escribiendo libremente es gracias a los héroes que lucharon y dieron la cara en aquel entonces (y ahora) frente al miedo, la violencia, el nacionalismo y el totalitarismo. Desde lo más profundo de mi corazón y de la razón, todo mi agradecimiento y admiración a personas como Joseba y Maite Pagazaurtundua, Fernando Savater, Rosa Diez, Consuelo Ordóñez, la plataforma “Basta Ya”, ect,… A todos y cada uno de ellos, gracias por estar ahí, por no ceder ante el horror, por no mirar desde la cobarde equidistancia, y por defender con mucha valentía nuestros derechos, los de todos. Si hoy todos (los jóvenes) disfrutamos de derechos, libertades y de una democracia más o menos consolidada, es gracias a héroes como vosotros. Emociona ver vuestra lucha, que es la de todos.

Tengo 23 años, nunca he participado ni he sido participe de ningún acto nacionalista ni de ningún tipo de violencia. Espero poder seguir el ejemplo que nos habéis dado y tener la suficiente valentía para enfrentarme al nacionalismo (sí, en Cataluña, aunque no de forma tan grave como en el País Vasco, el nacionalismo está haciendo mella) y a las injusticias de la violencia y el sectarismo. Y no mirar desde una equidistancia cobarde y moralmente asquerosa. Es el deber de las nuevas generaciones, no olvidar lo que ha ocurrido y todavía ocurre en España, para combatirlo y no volver a cometer los viejos errores del pasado.

Gracias por todo, de verdad. Les hablo desde la más absoluta admiración.

Gracias Joseba, allá donde estés. Descansa en paz

Posted on 5 febrero, 2017 in Carta

Compartir la carta

Back to Top